viernes, 12 de diciembre de 2014

Llega la Navidad

Bueno, llega la Navidad con sabor a mazapán, como decía o dice aquel anuncio, llega la Navidad, porque las tiendas ya han colocado todos los paquetes vacíos y los adornos navideños y hasta las emisoras de radio sacan cd de música navideña, en fin:
Ya he comprado el cupón extraordinario de la ONCE, que siempre nos queda el consuelo que si no toca al menos hacemos una gran labor social, y hemos comprado la lotería, todos los calvos nos la hemos pasado varias veces por la calva, por aquello del anuncio, que igual nunca nos había tocado o porque antes teníamos pelo, o porque cuando dejamos de tenerlo no sabíamos que ese era el secreto mejor guardado del mundo y que, al menos que yo sepa, no se ha transmitido de padres a hijos.
Ahora si no nos toca será porque seguramente había que pasarse el décimo 7 veces, o solo 6 o poner un mensaje en no sé dónde, diciéndolo o comenzar una cadena mística-navideña-loteril, pero bueno por intentarlo que no quede.
Llegadas estas fechas tan entrañables, me llenaría de orgullo y satisfacción… pues yo que sé; podría colgar una foto, un adorno navideño descargado de alguna web, poner el Last Christmas de Wham! que es muy socorrido para estas cosas, podría poner un mensajito deseando felices fiestas, un christmas con un gnomo o algo por el estilo al que le podría poner mi cara, y ahí sería donde el pobre gnomo se quejaría al Sindicato Internacional de Gnomos sin fronteras.
Pero la verdad es que lo que me gustaría es hacer algo más original crear una súper sopa de letras en la que recordar a los amigos y amigas, que no se me molesten por razón de sexo, y en ella colar de tapadillo con alguna licencia poética y alguna faltilla camuflada a las personas a recordar, pero claro eso podría hacerlo, si yo fuera como aquel de la canción que dijo:
Pudiera ser que pudiera cómo saber que una estrella sólo se alcanza volando y no con una escalera, quedaría fantástico e incluir a esos amigos que siguen luchando, y nunca izan una bandera blanca, recordar a esos amigos que se han ganado un óscar a lo largo de estos años, o a aquellos que siempre llevamos con nosotros, en esos marcos, que no son otra cosa que pequeños espacios en nuestra memoria, a aquellos que siempre defenderemos, a aquellos que si alguien vez empezaran a hablar mal de ellos, diríamos “chitón”. Aquí no se habla mal de mis amigos.
Si yo pudiera haría tantas cosas, metería a tantas personas en esta sopa de letra imaginaria, nombres que recuerdo, nombres que me callo, recordaría a algunos que son casi santos y que gozan con la amistad y el compañerismo, recordaría a amigos con bigotes, con caras barbudas, y personas gorditas, a amigos delgados, amigos y amigas que en algún momento lucharon junto a mí, más de un romano, lo reconozco.
Recordaría a amigos que nada esconden, a otros que tienen un corazón de oro o de plata, a amigos que para mí son mejores que los condes, o mejores que los que tienen castillos, o palacios. A amigos solteros, amigos casados, rubios, morenos; a los que les gusten las montañas, los campos, los prados, a los romeros; a los que vivan en el quinto o en la quinta farola, que no siempre van a vivir en un pino, caray, que para eso tenemos otros árboles, robles u olivares, por poner un ejemplo. Amigos con los que hemos logrado algo y hemos coronado algún puerto, aunque no sea de montaña.
A todos ellos sentaría en una buena mesa, carnes a elegir o quien lo prefiera peces; íbamos a estar comiendo hasta que se pusiera el pan duro; luego una partidita de billar por ejemplo, y a echar unas risas, como se dice ahora, luego les cantaría algo, algo sencillo, un verso, un do, re, mi, fa; uno más y hemos terminado, que más que carta esto me suena a soneto.
Recordaría a los vivos, a los gallardos, y como no, a los amigos que partieron para quién sabe dónde, a todos ellos les regalaría, por un poner, una rosa, aunque quede la cosa un poco sosa, pero algo es algo a pesar de que pueda tener alguna espina, rosa al fin y al cabo.
Y lo haría si yo fuera capaz de todo ello, pero lo intento y no me sale; que cruz, al final tendré que tirar del discurso del rey; el de Juan Carlos o cualquier otro y pensar que esto no es lo mío, pero mira que lo intento y yo mismo me animo y me digo bravo, como si luchando estuviera con un toro y no con una humilde sopa de letras, una sopa donde intentaríais encontraros, y ya sería un no parar, ¡aquel!, ¡aquel!, es el mío; ¡Y yo que pensaba que por estar lejos no se iba a acordar de mi!, pero con cuidado y sin demora os iríais encontrando poco a poco.
Si lo lograra pondría una enorme marca en el calendario para recordar este día, pero al final te lías y te relías y no sale, como dice Serrat, hoy las musas han pasao de mí, estarán de vacaciones, a punto estoy de autocastigarme y en cuanto pase este frío ponerme al solano, o castigarme e irme al polo, a la nieve, si o con los pitufos, igual al final me hago la foto como dije con cualquier cámara disfrazado de Papa Noel, mira que iba con ganas de hacerlo, por la mera curiosidad de si sería o no capaz de dedicar un recuerdo a toda la peña, convertirme en un Picasso y dibujaros algo bonito, pero nada, que no.
Al final tendré que nombrarlos a todos de uno en uno, a los Muñoz, a los Pérez, a los González, a los Vázquez, a los García, a los Fernández, a los Gil, a los López; a los Suárez; pero sería fácil, no me quedaría demasiado complacido, que le vamos a hacer, al final mejor lo dejo que se ve que solo podría hacerlo si yo tuviera talento y también lo que hace falta para decir lo que siento.

viernes, 19 de septiembre de 2014

NVNQvAM SOLvS PROGREDIERIS


    

    
    
“Recuerden, recuerden, el 5 de octubre. Fuerza y Honor. No veo la demora y siempre es la hora para evocarla sin dilación”.

Buenas tardes a todas y todos y bienvenidos a la presentación de esta primera edición de la Ultramaraton LA PRETORIANA.

Espero que en las anteriores exposiciones hayan quedado resueltas vuestras dudas, porque yo por mi parte no os comentaré nada sobre los detalles técnicos, avituallamientos, etc, aunque como es lógico para nosotros algunos aspectos son tan importantes que de ellos ya han hablado el resto de mis compañeros, pero yo os hablaré desde otro punto de vista, pues como han comentado, mi presentación se centrará en lo que hemos llamado el aspecto épico-poético.

Y os hablaré también de nuestro secreto interés en añadir una cuarta V a una más que famosa frase.

Para algunos no es esta la primera presentación a la que acudís, pues no es la primera vez que el Ayuntamiento de Tomares, nos cede el Salón de plenos para presentar una prueba.

Como así lo hizo cuando se celebraron unas charlas sobre podología de nuestro amigo Pepe Algaba que vino a aconsejar a aquel grupo de Pretorianos, que convertidos en Guerreros Románticos, acudieron al Maraton del Sahara en un ya lejano 2008. Allí fueron y vivieron con los Saharauis donde les ofrecieron todo lo que les podían dar.

De allí se trajeron recuerdos y dejaron a amigos a los que desde entonces han intentado ayudar, de ahí que la iniciativa solidaria de este año, esté dedicada a ellos.

Allí quieren volver, pues el mejor Pretoriano, el que ve con los ojos del Alma quiere recorrer aquellos caminos, y así beber te en el Sahara´.

"El primer té, es amargo como la vida, el segundo té es dulce como el amor, el tercero es suave como la muerte"

Hoy hablamos de una nueva prueba, es una gran alegría para nosotros poder presentaros  “LA PRETORIANA” pues con ella se añade una nueva prueba al ya apretado calendario de Ultrafondo.

Mirando apenas cinco años atrás no existía ninguna prueba de Ultrafondo en el área metropolitana de Sevilla, y hoy tenemos el TRAIL TURDETANIA del Club Turdetania Team, la cual como sabéis hemos co-organizado en estos últimos cuatros años; la Ultra Trail Sierra Norte que organizan Los Lentos de Torreblanca, sin olvidarnos por supuesto de LA VALIENTE de nuestro amigo y compañero Óscar Pajares, “Primus Insanus Inter Pares”.

Pero que nadie se asuste, Insanus no es que esté enfermo ni mucho menos, sino que es el primer loco entre iguales.

Pruebas estas que se han ganado un más que merecido respeto de la única forma en que se puede conseguir, y que no es más que hacer las cosas poniendo en ello todo el cariño, tanto de los Organizadores, Colaboradores, Voluntarios y de todos aquellos que se ofrecen a echar una mano, en esto que no es otra cosa que una locura, una locura donde prima el intentar hacer las cosas bien, el intentar no fallar en nada, el ser siempre modestos e intentar aprender cada día y sobre todo intentar aprender de los errores, ya que lamentablemente por mucho cariño que le pongamos alguno habrá.

Y aunque algunos ya peinamos canas, no quita que podamos decir orgullosos:

Venid, amigos.

No es tarde para buscar un mundo nuevo, pues sueño con navegar más allá del crepúsculo.

Y aunque ya no tengamos la fuerza que antaño movió cielos y tierra, somos lo que somos, un mismo temple de corazones heroicos, debilitados por el tiempo, pero voluntariosos para luchar, buscar y encontrar, y no rendirse.

Nace “LA PRETORIANA”, nace en TOMARES y nace con la filosofía que siempre ha tenido nuestro Club, que es la no competitividad.

Hemos elegido como frase para nuestra prueba: “Nunquam solum progredieris”, traducción del título de esa canción adoptada como grito de la hinchada del Liverpool: “Nunca caminarás solo”,

Camina frente al viento
camina frente a la lluvia
pensando que lograrás tus sueños
y vuela.
Camina, camina
con esperanza en tu corazón
Y nunca caminarás solo.

Nace en TOMARES, porque así nos lo llevaba pidiendo el excelentísimo Ayuntamiento desde hace algunos años, y nuestro Club que luce orgulloso el nombre de Tomares se puso manos a la obra.

A nuestro Club pertenecen Tomareños de nacimiento, Tomareños de adopción que con el paso de los años se han venido a vivir aquí.

También hay Pretorianos a los que les encantaría vivir aquí y no es solo por esos maravillosos desayunos con Pan Prieto en la Peña Flamenca después de algún entreno: “Otra entera Manolete”, sino también porque esto es Tomares… “Como a ti te gusta”.

Tenemos Pretorianos que están desplegados por encima de la ciudad, en ese  Aljarafe verdiazul, un levantado jardín donde los huertos dan jugosas naranjas y fino aceite, y, por encima del Aljarafe, el cielo limpio, más azul y transparente que en otras tierras.

Todos estos Pretorianos, que son de Tomares, porque serlo no se limita a un espacio geográfico sino a un sentimiento, vamos a poner todo nuestro empeño en que disfrutéis o sufráis lo menos posible.

Como dijo Séneca «No he nacido para un solo rincón, ni como un árbol. Mi patria es todo el mundo».

Y nace como digo como una prueba no competitiva, nace así porque esta es nuestra filosofía, no os vamos a dar un ticket con vuestro tiempo, no os vamos a dar un diploma donde diga en que puesto habéis llegado, ni vais a aparecer en una clasificación, y no vais a tener nada de esto porque esto no es una prueba competitiva.

Es una prueba en la que cada uno ha de luchar contra sí mismo, acompañado por esa mochila que todos llenamos con nuestros miedos.

Cada uno deberá dar todos los pasos que necesite para poder llegar a la meta, a su meta, a la meta de cada uno, esté donde esté; aquí no hay porteros que tengan un buen día y salven el partido ni delanteros estupendos, aquí solo debéis dar el paso más difícil, el primero y luego unos cuantos más.

Y cuando os sintáis desfallecer recordad:

Nunca he visto a un ser salvaje compadecerse de sí mismo. Un pájaro caerá muerto y congelado de una rama sin jamás haberse compadecido de sí mismo

En los momentos de dudas, recordad:

Los que tiemblan pierden toda honra.

Así, afianzaos en vuestros pies, hincaros con ellos al suelo y morderos el labio mientras os cubrís los muslos, las piernas, el pecho y los hombros con el vientre ancho del escudo redondo.

Id todos al cuerpo a cuerpo, con la lanza larga o la espada, herid y acabad con el fiero enemigo poniendo pie junto a pie, escudo contra escudo, penacho junto a penacho y casco contra casco.


Acercad pecho a pecho y luchad contra el contrario manejando el puño de la espada o la larga lanza.

Y vosotros, tropas ligeras, uno acá y otro allá, agazapados detrás de un escudo, tirad gruesas piedras y asaeteadlos con vuestras pulidas jabalinas, permaneciendo cerca de los que llevan armadura completa.


Esta prueba no es competitiva porque queremos que disfrutéis de la amistad, de ese sagrado juramento entre cada dos personas, queremos que disfrutéis del compañerismo, de ese sagrado juramento de no abandonar a un compañero en el campo, queremos que sacrifiquéis tiempo en hacer fotos, en charlar con los participantes, que tengáis un gesto amable hacia los voluntarios que no se vea empañado por esas prisas por salir rápido del avituallamiento.

Esta prueba no es competitiva y todos aquellos que terminen se llevaran el mismo trofeo; confeccionado con todo el cariño por nuestro particular artista D. Antonio Acebal, el ya famoso Signum Comix. Será un trofeo especial, diferente y único, pues para cada uno de vosotros esta prueba será así; especial, diferente y única, y esperamos que junto a ese trofeo os llevéis un buen recuerdo, y en vuestro corazón a un montón de amigos y amigas.

Tendréis once horas para terminarla, nos hubiera gustado que hubieran sido 12, 13, 14, 24, 101 horas para que nuestra PRETORIANA fuera como deberían ser todos los maratones, esos que no terminasen hasta que llegue el último participante, pero nuestros medios son limitados, no tenemos una Legión, ni siquiera una Centuria, solo tenemos una Cohorte formada por poco más de 50 personas, no podemos tener la meta abierta eternamente, y no podríamos garantizar los servicios necesarios, como es un médico por ejemplo, y eso es lo que nos limita.

Hemos intentado cuidar los detalles y se dispondrá del polideportivo para pasar la noche, y  a quien  así quiera hacerlo, le diremos aquello de:

"Éste será, amigo, tu aposento y morada en los días que aquí estés. La ventana da a la hoz del río y al cielo donde, en yéndose la pajarería que ahora lo alegra, saldrán las altas estrellas a velar, conmigo tu sueño".

En realidad no tendremos el río cerca, por lo que más adelante ya os llevaremos al Río Pudio para compensar eso, y para que de paso crucéis el que llaman puente romano.

Saldréis de Tomares:

Los primeros datos conocidos de Tomares son de la época romana.

Plinio el viejo habla de “Toma”, emplazamiento cercano a Hispalis y Tejada, probablemente ubicado en Santa Eufemia.

Tomares ya aportaba cónsules a Roma en el siglo II d.C.

Pasaréis por Bormujos, probablemente Mormolium.

Bollullos de la Mitación, Torre pequeña en árabe y Mutatio, en latín, donde se hacía el relevo de los caballos.

Mairena del Aljarafe, la Maharana musulmana, aunque ya formaba parte de la Huerta de Hércules.

Almensilla, Mensilla, meseta pequeña en latín, y al que los árabes añadieron el Al.

Puebla del Río, donde proliferan los restos de la época latina.

Aznalcazar, Olontigui.

Umbrete, Umbretum para los romanos.

Benacazón, que aunque tuvo su desarrollo en tiempos romanos su nombre viene del árabe Ben-A-Casum, 

Gelves, nombre que vendría de "Vergendum" o de "Iuli Genius". Fundada para unos por el padre de Julio César,  Lucio Vergento, mientras que otros piensan que la fundó Augusto César, al que adulaban con el nombre de "Genio". 

Recorreréis por tanto parte de un camino milenario, probablemente el más antiguo de estas tierras, que según algunos os llevaría a La Atlántida, por el que ya anduvieron tartessos y fenicios.

Llegaréis a las arenas y os quedaréis a un paso del vado de Quema, en el término municipal de Aznalcázar.

Es el río de Quema, espejo claro
donde la primavera mira su encanto
mansa corriente
donde la Virgen pura se mira siempre.

Pero esa es otra historia.

Y volveréis de  nuevo a Tomares, y si habéis disfrutado del compañerismo, de la amistad, y de todo lo que hace que el Ultrafondo sea diferente,  pensaréis que estas palabras estaban escritas para vosotros:

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.


Nuestro mayor interés es que todo salga perfectamente, y que al llegar a meta al famoso Veni, vidi, vici (Vine, Vi y Vencí) añadierais Volveré.

lunes, 2 de julio de 2012

V MARCHA PRETORIANA TOMARES - EL ROCIO

Como esto lo empecé a escribir para Facebook, comencé diciendo que quizás no fuera ése el sitio para escribir una crónica de lo que ha supuesto para mi esta V Marcha Pretoriana Tomares – El Rocío, pero como esto no pretende ser una crónica, vamos allá, a ver lo que sale; ahora la subo al blog.

En primer lugar quiero dar de nuevo las gracias a Sandra, le pedí que me hiciera un taping de descarga, para que mi pie derecho no me diera la lata y poder llegar hasta El Rocío, lo más que había hecho últimamente habían sido esos treinta y tantos kilómetros que hice en los pasados 101, pero hoy he hecho los 56,2 que ha marcado mi GPS desde que lo puse en marcha en Tomares.

La parte final del recorrido ha sido bastante dura, con mucha arena, la arena crecida y con mucha diferencia desde que Rafa Iza, Manu y yo, lo hicimos hace dos semanas, desde Villamanrique a El Rocío, esa parte ha sido durísima, a mi me han sobrados los últimos dos kilómetros y tal vez la parte que va desde El Puente del Ajolí hasta llegar a los pies de la Érmita, a la casa hermandad de la matriz de Almonte, donde nos hemos podido duchar, eso de que una hermandad como ésta, o cualquier otra con todo el respeto nos abra sus puertas para que unos 60 entre locos y locas puedan ducharse, es un “lujerío”.

Para mi ha sido un orgullo ir cerrando prácticamente la marcha controlando que nadie se quedara por detrás junto a mi amigo, perdón, junto a mi mejor amigo, a mi hermano Rafa Iza, desde la Juliana íbamos cerrando, y ya en la parte final desde la Raya Real he ido cerrando acompañando, acompañándonos (con) Pruden y Arantxa, ya que aunque esa parte no tiene pérdida ellos no la conocían como yo.

Vivir estos momentos, son verdaderamente importantes, son momentos de convivencia, aquí no hay carrera, aquí hay un grupo de amigos y amigas que salen juntos y llegan a El Rocío, compartiendo un montón de horas juntos, con unos, con otros, creando unos lazos o afianzando otros, donde aquí no hay que ganar, aquí no hay motivos, como las cuatro serpientes que se deslizaban en la cueva, no para cazar, no para comer, deslizándose simplemente.

Este tipo de cosas que hacemos sencillamente porque nos apetece, estas cosas en las que no hay que demostrar nada a nadie, más que a uno mismo, son cosas que te dicen, que no estás equivocado, que seguimos por el buen camino, y hemos conseguido transmitir algo especial, algo que ha calado en el corazón de muchos amigos que se apuntan a compartir esos cincuenta y tantos kilómetros, sencillamente porque si.

Hemos conseguido transmitir unos valores especiales, o mejor dicho hemos conseguido que esos valores que todos teníamos dentro afloren, hemos conseguido, compañerismo, amistad, algo que nos enseñaron antes a nosotros y que debemos perpetuar, tal vez ahora más que nunca, que todo parece que se mueve por fines materiales.

No somos mejores, somos diferentes, no quiero olvidar a nuestros hermanos Los últimos Susmurais, los que querían acompañarnos y no pudieron, y los que no han podido venir porque han estado haciendo la travesía nocturna de Montejaque, ellos que en su Hachimaki, lo que para nosotros es la coraza, llevan escrito en caracteress Kanji dos palabras importantes: Fuerza y Honor.

Me lo he pasado muy bien, he sufrido lo que hay que sufrir, lo justo, me he reido muchísimo, hemos ido contando chistes hasta La Juliana, donde nos han abierto las puertas de la hacienda por si alguna de las mujeres quería entrar a hacer eso, que para nosotros es más fácil. Esto mismo lo hacen durante El Rocío, pero no era la romería, hoy era una modesta marcha de amigos y amigas.

Luego he ido charlando, como no, mucho con Rafa al principio, contándole los últimos capítulos de mi vida y milagros, que me tiene abandonao porque ya se me ha ido a la playa. Luego con Arantxa y con Ángeles, nuevas ellas en esto de ir a El Rocío andando, contándole anécdotas, cosillas, ya sabéis que abro la boca y es un no parar, pero todo tiene además su por qué, para que fueran distraídas, y así hemos llegado al Vado de Quema en un plis plas, he dicho allí donde está esa pequeña lápida escondida que poca gente sabe que está allí, y que yo sé porque me lo enseñó mi buen amigo Ignacio.

Luego hasta Villamanrique, hemos llegado sin darnos cuenta, el campario se veía de lejos iluminado, y eso ayuda, allí de nuevo punto de reunión, el amigo Soriano, “el viruta”, “el niño de la lactosa”, llevaba su furgoneta como coche de apoyo, las mochilas esperando como si aquello fuera Setenil, para cambiarse de calcetines, o coger algo de abrigo por si acaso.

Visita obligada para saludar a Tomás, dueño del bar que está enfrente de la iglesia de Villamanrique, la que tiene siete escalones como dice la sevillana y que hemos contado para comprobar si es verdad.

Allí se han incorporado los que querían hacer la parte final, desde Villamanrique a El Rocío, hemos cruzado Villamanrique, por donde una vez nos dijo Tomás, cruzando el pueblo que se hace menos pesado, hemos parado un momento para ver el mural que recoge las estampas de El Rocío y que a mi personalmente me parece una obra de arte, allí le he explicado algunos detalles a Lourdes.

Lourdes es para nosotros, lo que Carla Bruni era hace unos años para los franceses, Madam la Présidente. Los lirios moraos como la canción de Lole y Manuel, los bueyes subiendo los siete escalones, el ánsar sobre el simpecado, Goro durmiendo a la sombra del árbol donde encontró a la Virgen, la marisma, La Rocina…

Antes de llegar al Palacio del Rey, o al Real Palacio del Lomo del Grullo para ser más correctos, hemos visto a Jupiter y Venus que a nuestra izquierda cuidaban de estos humildes ciudadanos de Roma.

"Somos Romeros porque a Roma vamos y romanos somos porque en Roma estamos”, como dijo Silvio.

Muchos llevarían algo dentro por lo que querían hacer esto, la operación de alguien por quien poner alguna vela, algún motivo por el que pedir algo, y muy probablemente más de uno llevara escondida esa procesión que va por dentro, tapada en este caso por otro tipo de coraza.

He hecho muchas veces este camino, lo he hecho desde El Salvador o desde San Isidoro, en Sevilla, con la marcha de los locos, el 11 de octubre, con Manolo Canto, enorme persona que se encarga de organizar la marcha y que es de Villamanrique y que desde que se sale del Vado de Quema va diciendo que ya se ve el campanario de la Iglesia de su pueblo, eso me ha permitido, entrar en la finca de Lopa, conocer a Francisco, el capataz de la finca que la abría para nosotros, al que una vez regalamos un reloj entre todos, para que siguiera siendo tan puntual como siempre para abrirnos las puertas de esa casa.

A mi amigo Paco Bonilla, el abuelo lloroso, que desde que pasaba por Palacio ya iba llorando, porque como él decía esta es su romería. Al taxista que no podía andar nunca por culpa de su trabajo y se metía este palizón, al “Cabeza”, a Rocío una chica encantadora que venía desde Badajoz para hacer este camino, a la dueña del bar “La Venencia” de Sevilla, que hizo más de un año toda la raya descalza junto a una amiga que también lo hacía descalza, sencillamente por acompañarla.

Mientras que ni nos atrevíamos a preguntar por que hacía eso, hasta que nos enteramos que pedía por su hija que tenía un tumor, del que luego se puedo recuperar y la vi también hacer el camino junto a su madre.

A Lola que siempre nos cantaba aquello de:

Atrás quedaron los días,
que por Mayo caminaba;
el susurro del invierno
se llevó la Romería.

Sin caminos ni vereas,
sin caballos ni carretas:
sólo con el alma llena
de amores para la Reina

Ya los volantes y las flores
se han marchitao
ya los zahones y el sombrero
dejé guardaos

Pero Sevilla ¡Vaya salero!
ya se despierta:
con plegarias y una Salve
marismeña

Vengo a ti, Blanca Paloma
porque Octubre ya se asoma
Hoy venimos a saludarte,
la más guapa rociera

Blanca Paloma divina
Señora de las Marismas,
que otra vez viene a cantarte
Tu Hermandad: la de SEVILLA

Que despierta Niño del Alba
que florezca feliz tu cara
que SEVILLA te trae un beso
de amapola lirio y retama

Otro año más contigo
Tu SEVILLA.... Mi Rocío
Otra vez, SEVILLA entera
sin caminos ni vereas

Porque el Rocío, Señora,
es plegaria y sentimiento
son cosas que van por dentro
y que llevo a todas horas

Ya los volantes y las flores
se han marchitao
ya los zahones y el sombrero
dejé guardaos

Pero Sevilla ¡Vaya salero!
ya se despierta
con plegarias y una Salve
marismeña

Vengo a ti, Blanca Paloma
porque Octubre ya se asoma
Hoy venimos a saludarte,
la más guapa rociera

Señora de las Marismas,
que otra vez viene a cantarte
Tu Hermandad la de SEVILLA

Que despierta Niño del Alba
que florezca feliz tu cara
que SEVILLA te trae un beso
de amapola lirio y retama.


Y ya el Abuelo Lloroso no paraba, llora que te llora.

He ido desde Benacazón con Ignacio, cuando unos amigos suyos murieron en la explosión de una fábrica de fuegos artificiales de este pueblo.

Y he ido desde mi casa, he ido creo que dos veces así, acompañado de Rafa Iza, cuando tal vez creyera más que ahora, para pedir no por mí, sino por otra persona, por su salud y para que no sufriera más, aunque tal vez ese deseo de que no sufriera más se materializara de otra forma que no es la que yo hubiera querido.

Creo si no me equivoco que nunca he pedido para mi, y creo también que poco o nada de lo pedido se me ha sido concedido, igual uno deber ir para no pedir nada y tal vez yo estuviera , equivocado.

¡Pedid y se os concederá!, igual lo interpreté mal, el caso es que cada vez creo menos, y poco a poco he ido perdiendo la confianza en los humanos por sus propios méritos y en los santos y las vírgenes quizás más por los mios propios.

He ido muchas veces, y en ellas he sido respetuoso, si había que rezar he rezado, y si había que cantar la Salve la he cantado.

Mientras nos esperaban a Arantxa, (que ha calificado la marcha como de Apocalíptica), a Pruden y a mi, he comenzado a cantar una parte que me acordaba de la salve. Pero no puedo evitarlo, aunque me hayan obligado a no creer en nada ni nadie se me saltan las lágrimas al oirla, y mientras nos aplaudían, yo me he puesto a cantar eso de:

Eres tu consoladora de mi alma pecadora y refugio de mis males. ¡Sálvame!

http://youtu.be/kVthfmEnnyQ

Después nos hemos duchado y nos hemos vuelto a desayunar a Villamanrique, donde hemos hablado con Tomás para intentar que el año que viene, tenga la llave de la Iglesia, y nos la abra para que podamos ver el Simpecado más antiguo de El Rocío, del siglo XVI, donado por Ponce de León, de la Primera, Real, Imperial, Fervorosa, Ilustre y Más Antigua Hermandad de Nuestra Señora de El Rocío de Villamanrique de la Condesa.

Hemos hablado un rato con él, y nos ha preguntado si esto era una carrera, y le hemos dicho que no, nos ha hablado de lo dura que estaba la arena este año, de tres lugares donde la arena está crecida, y nos ha dicho que hacemos muy bien saliendo de noche.

Hemos charlado un rato Tomás y yo. A lo largo de la charla me dijo:

"Hace poco estuvieron aquí, haciendo esto mismo, los de una Hermandad de Semana Santa de Sevilla, salieron a las dos de la tarde, y pobrecitos míos que mal lo pasaron. ¡Qué calor!. Eran de la Hermandad de la Sed."

A lo que le dije, hombre claro siendo de la Hermandad de la Sed es normal que salieran a esa hora; creo que Tomás aún se está riendo.